• Laila Muharram

Los radicales del Estado Islámico ganan adeptos también en Jordania

Aumentan los afines al IS tras las victorias contra el gobierno chií de Nuri Al Maliki. El Ejército del Reino Hachemita ha reforzado la seguridad de sus fronteras con Irak.


Foto que acompaña al artículo en EL MUNDO. Soldados jordanos montan guardia en la frontera entre Jordania e Irak. | EFE

El rápido avance en Irak del grupo insurgente ISIS (Estado Islámico de Irak y Siria) -recientemente autoproclamado Estado Islámico (IS, en sus siglas en inglés)- alcanza ya los límites de Jordania.


Durante las últimas semanas, el Comando General de las Fuerzas Armadas del Reino Hachemita ha reforzado la seguridad de sus lindes después de que IS tomara el control del fronterizo de Trebil, a tan sólo 370 kilómetros de Amán.


Las últimas manifestaciones de simpatizantes de ISIS en Ma'an, al suroeste de la región, han causado conmoción en uno de los estados árabes más seguros de la región. Las tensiones en esta ciudad, considerada la segunda más pobre del país, han causado la muerte de al menos tres hombres y herido a unos 200 entre los meses de abril y junio.


De hecho, el Ministerio de Asuntos Exteriores español ha recomendado evitar los lugares en los que se producen manifestaciones y concentraciones de protesta.


También advierte de que la volátil situación regional constituye un riesgo para la seguridad en Jordania, aunque desde 2005 apenas se han registrado actos terroristas por la actuación de los servicios de seguridad.


Pero, ¿han aumentado las posibilidades de atentados terroristas tras las victorias de ISIS en Irak?


Aunque hay una amenaza real en el avance imparable de los yihadistas, la cuestión verdaderamente preocupante no es que crucen hacia el interior del país sino que se reproduzcan dentro de sus fronteras. Si los factores que fomentan la radicalización entre ciertos sectores de la población jordana pueden ser relativos, lo cierto es que ISIS cuenta con muchos nacionales jordanos entre sus filas.


Según Abu Hanieh, analista de grupos yihadistas en declaraciones al periódico 'The Telegraph', "hoy hay aproximadamente 1.200 jordanos yihadistas luchando o en las filas de IS o en las de Al Qaeda".


Una nueva generación de islamistas


Muchos de estos militantes, procedentes de la región de Ma'an, tenían las puertas abiertas para hacer la yihad fuera del país, pero no para volver. Con las victorias del IS, los que se quedaron en retaguardia o se mantenían fieles a la franquicia de Al Qaeda en Siria Jubha al Nusra, están cambiando de bando.


Además, IS cuenta con una financiación casi ilimitada -gracias a sus conquistas en Irak, el uso de los recursos locales o las donaciones privadas de los países del Golfo- que hacen del movimiento un destino atractivo para jóvenes sin recursos.


Grietas en las fronteras


Otra de las grietas que aprovecha IS es la porosidad de las fronteras. Los últimos movimientos en la región hacían temer esta relativización de los límites convencionales impuestos tras la I Guerra Mundial: primero, el movimiento de Hizbolá en el Líbano unió su feudo con la Siria de Asad hasta hacerlos casi indivisibles.


Los kurdos, por su parte, han tomado el control de ciudades disputadas con Bagdad ante el abandono de sus tropas. Y por último, IS se autoproclama califato de una región dentro de lo que se conoce como Siria e Irak.


El objetivo del movimiento es aprovecharse del caos imperante para conquistar, además de Irak, la antigua Bilad al Sham (la Gran Siria) que aglutina lo que conocemos hoy por Siria, Líbano, Jordania y la Palestina histórica.


Jordania está dentro de sus objetivos pero no es su prioridad. Primero lucharán hasta el final para derrocar el Gobierno chií de Nuri Maliki en Irak con ayuda de otros grupos insurgentes, mientras que con su propaganda violenta, difundida en las redes sociales, se declaran protectores de la identidad suní y suman adeptos.


Divide y vencerás


El Reino Hachemita lleva tiempo preparándose para este escenario. Según especulan los analistas, una baza con la que juegan las autoridades es la posibilidad de dividir aún más el fragmentado movimiento islamista. No parece casualidad que durante las últimas semanas hayan sido liberados dos de los clérigos salafistas radicales con más influencia entre sus partidarios y que ambos sean seguidores de Al Nusra y hayan criticado abiertamente al IS.


Abu Muhammad al Maqdisi; que ha sido puesto en libertad después de cinco años y que fue mentor de Al Zarqawi -el líder de Al Qaeda en Irak- y Abu Qatada; que como este diario publicaba recientemente había sido extraditado desde Reino Unido considerado como un "sujeto verdaderamente peligroso" y es conocido por sus sermones incendiarios y por su supuesta conexión con la célula terrorista de Al Qaeda.


Jordania cuenta también con los fuertes lazos de Estados Unidos y la convivencia pacífica con Israel que lo han ayudado a sortear los retos de los últimos años.


Los servicios de Inteligencia jordanos trabajan estrechamente con ellos, ya que su estabilidad es esencial en la región: es el muro de contención que separa Israel del conflicto que sacude Siria e Irak.


Israel, que comparte con Jordania la frontera más larga, no va a permitir que se convierta en un nido de yihadistas y ya ha anunciado que estará preparado para cualquier posible intervención.


Artículo publicado en EL MUNDO en Julio del 2014.

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo